Inicié mi práctica de Yoga el 2010 a invitación de mi esposo. Fue un regalo inesperado para mí, que me llenó de luz y paz. Desde entonces me "enganche" con la práctica del Yoga, volviéndola parte de mi vida diaria. En este camino de descubrimiento personal, he conocido a personas extraordinarias y he aprendido de grandes maestros. En el 2014 llevé el coaching de Vida al Máximo con Percy García y el 2016 me certifiqué como profesora de Hatha con la Asociación Internacional de Yoga Yoguishmo. Ahora tengo oportunidad de compartir esa luz con mis alumnos, y transitar con ellos por el camino maravilloso del Yoga; ese viaje al interior del ser.