Práctica meditativa que promueve la paz interior y la salud, devolviéndole la armonía a todos los órganos del cuerpo. Flexibiliza y tonifica los músculos, mejora la postura y la concentración. La clase de una hora se desarrolla a un ritmo más pausado, variando la secuencia de acuerdo a cada profesor. Se realizan posturas (asanas), trabajo de respiración (pranayamas) y en algunos casos, gimnasia psicofísica, terminando la clase en una profunda relajación. Dirigido a personas de cualquier edad y condición física.